Pérgola bioclimática: qué es y por qué necesitas una en tu jardín

Pérgola bioclimática: qué es y por qué es una buena inversión para el patio o jardín de tu casa

Es una pena no aprovechar el patio o jardín de tu hogar durante todo el año, ¿verdad?

Disponer de un espacio amplio en el exterior y solo disfrutarlo cuando llega el buen tiempo, no es la mejor idea ni tampoco una buena inversión.

Si adquiriste una vivienda con una amplia terraza para protegerte del sol, pero también de la lluvia, debes saber que la pérgola bioclimática cumple con todas estas funciones.

Y es que este tipo de elemento se está demandando cada vez más en el mercado. No solo por la protección que nos puede generar sino por este dato tan llamativo: una reducción del consumo energético entre el 60% y el 100%.

Gracias a la arquitectura bioclimática, se aprovechan las condiciones medioambientales para construir espacios autosuficientes que aumenten la eficiencia energética, sobre todo, teniendo en cuenta el clima y la ubicación de la zona geográfica.

Este valor diferencial permite prescindir de sistemas de climatización que eleven la factura de la luz y reducir los gases contaminantes.

Por ello, hoy vamos a explicar cómo sacar el máximo provecho a tu terraza o jardín mediante las pérgolas bioclimáticas, donde detallaremos:

  • Cómo funcionan
  • Dónde puedes instalar una pérgola de estas características
  • Ventajas de instalar este tipo de estructura
  • Cuál es el precio de las pérgolas bioclimáticas
pergola bioclimatica en la terraza de una vivienda

¿Qué es una pérgola bioclimática?

La pérgola bioclimática es una estructura, por norma general, construida con aluminio y lamas orientables que regulan la entrada de calor, humedad, lluvia, aire y, por supuesto, la luz, protegiéndonos del calor en verano y aportando la entrada de luz necesaria para las temporadas más frías.

Más bien, a través de su diseño, se aprovechan las condiciones medioambientales con el fin de garantizar el confort mediante un consumo reducido de energía.

La pérgola convencional se limita a facilitar un espacio de sombra, pero los diseños bioclimáticos van un paso por delante.

Es todo lujo regular la ventilación y luz a tu antojo.

Además, ten en cuenta que estas lamas puede estar motorizadas y, mediante un mando a distancia o un interruptor, conseguir el resultado deseado para tu espacio. Tan solo tienes que girar hacia la posición deseada que consiga la temperatura ideal. ¡Y ya lo tienes!

Del mismo modo, la ventaja de estos giros, se encuentra en una continua renovación del aire. Circula con total libertad para evitar que se acumule el calor indeseado.

Pero no solo destaca este factor, sino que hablamos de componentes estancas

¿Qué quiere decir esto?

Cuentan con un sistema de desagüe situado en los laterales de la estructura que, al llover, protegen el espacio exterior, por tanto, ni te mojas tú, ni se moja el mobiliario.

Este sistema impide que el agua se estanque y caiga sobre la superficie, aunque se vuelven a abrir.

Por otro lado, cuando se acerca el invierno, disponemos de menos luz y ¿esto va a impedir disfrutar de tu espacio?

Por supuesto que no. Si quieres pasar más tiempo en esta estancia, ciertos modelos incluyen iluminación LED para crear el ambiente propicio y disfrutar de reuniones con familiares o amigos, o leer un buen libro. Quién sabe. Esto ya es decisión tuya.

¿Dónde puedo instalar una pérgola bioclimática?

Las pérgolas bioclimáticas son elementos de gran tamaño que no puedes colocar en cualquier espacio.

Primero, si tienes un balcón o terraza pequeña, mejor pásate por este artículo.

Ahora bien, si tienes una estancia amplia como un jardín o un patio, este elemento se convierte una pieza ideal para lograr una zona agradable en cualquier época. Créenos, te costará moverte de ahí.

Por supuesto, la instalación de pérgolas bioclimáticas en áticos también es posible, siempre y cuando disponga de gran amplitud. Es una opción igualmente válida para tu vivienda. Siempre que tengas espacio disponible, no será un problema.

Si ya sabes cómo se instala una pérgola tradicional, nada cambia en este sentido.

Tenemos dos opciones:

  • Adosadas o fijas. Se adhieren a la pared para convertirse en una prolongación de tu hogar.
  • Autoportantes. No dependen de estar fijas junto a una edificación, ya sea la casa o cualquier otro espacio. Esto confiere una mayor autonomía.

Pero recuerda: antes de instalar una pérgola en tu terraza o jardín, es importante conocer la normativa de tu localidad.

Y es que cada municipio tiene unas reglas diferentes, por tanto, pueden requerir permisos para proceder a la instalación. De esta manera, si cumples lo establecido por la legislación, evitarás problemas a futuro.

No obstante, la versatilidad de las pérgolas bioclimáticas (también de las convencionales) es un factor a destacar.

Porque no solo permiten regular el calor, la humedad o la protección frente a la lluvia, sino que tienes la posibilidad de añadir cerramientos para disfrutar aún más del espacio exterior sin preocuparte por las condiciones climáticas y, por supuesto, sin renunciar a la estética.

En Toldos y Lonas López, lo hacemos a través de lonas, toldos o cortinas de cristal. Se trata de soluciones cómodas y eficientes que, en muchos casos, se pueden montar y desarmar en cada uso.

Sabemos que cada espacio tiene sus particularidades. Si quieres añadir un cerramiento a tu pérgola, escríbenos aquí a través del formulario de contacto.

De este modo, podremos hacer un presupuesto adaptándonos a tus necesidades.

5 ventajas de instalar una pérgola bioclimática en tu terraza

Es una alternativa que está ganando mucho protagonismo en la actualidad. No solo hablamos del diseño que proporciona al espacio exterior de tu vivienda, sino que es una estructura versátil que ofrece las siguientes ventajas para nuestro hogar:

Mayor aislamiento térmico

Te protege de los climas adversos como la lluvia, las altas temperaturas o el aire. Es decir, proporcionan un aislamiento térmico superior.

Así es como lo hace:

  • Protección solar. Sus lamas orientables regulan la entrada de luz. De esta manera, siempre tendrás la temperatura ideal. Nada de soportar las altas temperaturas. Tienes el control absoluto.
  • ¿El viento? Tampoco será un problema. Puedes cerrar las lamas y reducir la entrada de fuertes vientos. Y si añades un cerramiento, menos preocupaciones tendrás.
  • La lluvia ya no será un impedimento. Estarás con protección frente a las lluvias gracias a un cerramiento hermético. Es más, cuenta con sistema estanca que evita la acumulación de agua y se moje el espacio cuando escondamos las lamas.

El mantenimiento es reducido

¿Necesitaré limpiar la estructura cada dos por tres?

Para nada. Eso es lo bueno de las pérgolas.

Están fabricadas para aguantar a la intemperie ante cualquier fenómeno meteorológico. Además, suelen construirse con aluminio, un material resistente con una larga vida útil.

Es cierto que un mínimo mantenimiento necesita, pero nada importante.

Con dos veces al año es suficiente, primavera y otoño, y solo necesitas agua y jabón. Si las manchas se resisten, añade un poco de vinagre en el agua para quitar los restos.

Mejora la eficiencia energética del hogar

La eficiencia energética ha cobrado gran importancia durante los últimos años. ¿Lógico, no crees?

Se disparan los precios de la luz y las facturas alcanzan importes desorbitados. Por ello, los diseños bioclimáticos se han construido con la finalidad de evitar la dependencia de los combustibles fósiles y reducir el consumo energético de nuestra vivienda.

No solo conseguimos avanzar hacia un modelo energético sostenible sino que, evitamos la emisión de gases contaminantes a la atmósfera.

Su diseño no entiende de modas

Su versatilidad lo convierte en un diseño atemporal y práctico para todo el año. Hablamos de una estructura funcional que nos garantiza confort. Conviértelo en un espacio acogedor y disponible en cualquier temporada, ya sea invierno o verano.

Tu terraza o jardín se transformará en un espacio donde buscar tranquilidad, pero también para disfrutar de la buena compañía.

Una parte más del hogar que no querrás desaprovechar.

Además, la ventaja del aluminio es que puedes obtenerlo en multitud de colores para mimetizarse con el resto de decoración del hogar.

Se pueden añadir elementos funcionales

Y siempre podrás añadir elementos extras a la estructura para adaptarlo a tu estilo y tus necesidades.

Vamos, que si quieres añadir un sistema de iluminación inteligente. Lo tienes.

¿Altavoces para escuchar música? También.

¿Sensores para humedad y lluvia? Otro plus a mencionar. En este caso, si vives en una zona con lluvias continuas, es un beneficio a tener en cuenta. No tendrás que preocuparte de si cerrar y abrir continuamente, el sistema lo hará por ti. Comodidad a más no poder.

Si no quieres depender de la manivela, también puedes motorizar el sistema. A través de un mando a distancia o interruptor, puedes abrir y cerrar las lamas. Comodidad en su totalidad.

No obstante, también es importante señalar los inconvenientes de una pérgola bioclimática. No está diseñado para balcones o terraza pequeñas, por tanto, existe un requisito de dimensiones mínimas. Además, el precio de estas estructuras es superior. Eso sí, la adquisición merece la pena si el consumo energético se va a reducir. En realidad, la recuperación de la inversión se acelera.

¿Cuánto cuesta una pérgola bioclimática?

Los precios varían según varios factores.

Por un lado, tenemos los materiales. Lo normal es encontrar pérgolas fabricadas con aluminio, un material resistente que no se corroe con facilidad. Para aumentar el aislamiento térmico, tienes la posibilidad de incluir poliuretano en las lamas.
Además, se pueden añadir cerramientos para una protección superior y olvidar si mañana llueve, hace viento o calor.

Otros componentes que afectan en el precio son la inclusión de sensores, luz inteligente, motores y demás extras que vayamos añadiendo a la estructura.

Por tanto, el coste aproximado puede rondar unos 5.000 euros. Eso sí, recuerda coger estos datos con pinzas. Dicho importe varía según todos estos factores y, por supuesto, tenemos que añadir la mano de obra.

Las pérgolas bioclimáticas para la creación de espacios autosuficientes

Ya lo has visto: las pérgolas bioclimáticas son elementos que permiten disfrutar de tu jardín o terraza durante los 365 días del año.

No importa el calor, la lluvia o el viento. Están preparadas para hacer frente ante condiciones climáticas, además de aumentar la eficiencia energética.

Si tú también quieres añadir una pérgola a tu vivienda y aprovechar todo el espacio exterior durante todo el año, pídenos presupuesto sin compromiso.

Contacta con nosotros

💬 ¿Necesitas ayuda?