Toldo extensible: qué es, tipos y beneficios para tu vivienda

Toldo extensible: qué es y por qué instalarlo en tu vivienda o negocio

Tienes una terraza grande o pequeña, el calor te impide disfrutar del espacio exterior y el viento o la lluvia tampoco contribuyen a sacarle el máximo partido en épocas de bajas temperaturas.

Bien, necesitas un sistema de protección para tu vivienda o negocio durante todo el año.

El toldo te proporcionará ese refugio que estabas deseando, pero no todas las modalidades ofrecen las mismas prestaciones.

Un toldo extensible es una excelente alternativa para todo tipo de espacios donde colocar estructuras complementarias pueden proporcionar problemas de uso o estética. Una vez cerrado, quedarán todos los materiales protegidos sin ningún elemento a la vista.

Hoy queremos que conozcas todo sobre este tipo de instalación: qué es, tipos, características y beneficios que puede presentar para tu espacio exterior.

¡Vamos al lío!

Toldos extensibles en patio de vivienda

¿Qué es un toldo extensible?

Un toldo de brazo extensible o invisible es un sistema cuyo anclaje se efectúa al techo o la pared de la casa y/o establecimiento sin la implementación de estructuras adicionales.

Por tanto, este tipo de instalación, no te obliga a colocar elementos que obstaculicen la zona que quieres resguardar o generen problemas de funcionalidad o estética.

Son una fantástica opción para resguardarse del sol y resto de inclemencias del tiempo en grandes y pequeñas superficies exteriores gracias a su sistema de regulación preciso. Podrás ajustarlo según mejor te convenga para conseguir la máxima protección.

Los toldos de brazo extensible tienen múltiples posibilidades: para la terraza, jardín o patio de tu vivienda, sin olvidarnos de las terrazas de cualquier tipo de negocio.

Es más, en Toldos y Lonas López no solo te aconsejamos para acertar en la elección de mejores materiales y formatos para tu negocio, si no que personalizamos tu toldo al completo, reflejando la personalidad e identidad de tu marca en tu espacio exterior. Dotarla de personalidad será un factor diferencial que tus clientes apreciarán.

¿Cuáles son los tipos de toldo extensible?

La tipología que puedes encontrar en el sector se resume, a grandes rasgos, en dos grupos:

  • Toldos extensibles monobloc. Por norma general, este tipo de toldos se emplean en fachadas de gran tamaño y en localizaciones donde realizar una instalación sería prácticamente imposible. Funciona con una barra que permite situar más anclajes para soportar exteriores de gran tamaño.
  • Toldos extensibles de brazos cruzados. Los encontramos en fachadas que se encuentran en situaciones de más salida para proporcionar la protección adecuada a este tipo de estructuras.

Otros factores a tener en cuenta antes de comprar un toldo de brazo extensible

Ya conoces un punto importante: los tipos de toldo extensible. Aún así, nos topamos con otras variables a considerar antes de lanzarse a la piscina y escoger el primer modelo que veas:

  • Toma medidas de tu terraza tanto a lo largo como a lo ancho.
  • Elige el tejido de la tela acorde a tu localización. Puedes optar por modalidades más resistentes al viento, con mejor impermeabilidad, más aislantes e incluso más finas o gruesas. 
  • No te olvides del tono de la tela. ¿Por qué decimos esto? Este factor varía, en gran parte, si vives en una comunidad de vecinos. Para estos casos, existe la normativa de Propiedad Horizontal que nos indica la obligatoriedad de un acuerdo comunitario para aplicar el mismo modelo en todo el vecindario.
  • Motorizado, ¿sí o no? Automatizar un toldo proporciona una comodidad extra y evita hacer esfuerzos manuales continuos al abrir y cerrar el toldo. Ten en cuenta tus necesidades y valora si será rentable para ti instalar un toldo extensible motorizado.
  • Evalúa la necesidad de un cofre. Los toldos extensibles con cofre son una excelente opción si va a estar expuesto de forma constante ante las condiciones adversas del tiempo. No acotes su vida tan pronto. Su completo cierre te permitirá disfrutar de tu toldo durante más años.

4 ventajas de instalar un toldo extensible en tu hogar o empresa

Hemos visto los diferentes tipos de toldos y otros puntos claves a considerar que te ayudarán a tomar una decisión basada en tus preferencias.

Pero, ¿cuáles son las ventajas que puedes exprimir de este sistema? Ya sea tanto para tu casa como para tu empresa, es conveniente señalar los siguientes aspectos positivos:

  • Más espacio disponible. El punto fuerte de esta estructura reside en la capacidad de mantener toda la estructura por dentro al estar fijado en la pared o techo y no ocupar apenas espacio. Todo, absolutamente todo, queda recogido tras su cierre, no solo la lona sino también los brazos. ¡Voilà! Ya tienes un sistema práctico y funcional.
  • Mayor seguridad y estabilidad. Sobre todo en las instalaciones monoblock, donde la estructura se compone de una barra cuadrada que posibilita anclajes adicionales para conseguir un soporte más seguro y estable, logrando una buena sujeción en techo o pared y, al mismo tiempo, aguantar los brazos del toldo.
  • Más estético y funcional. Como la instalación se fija sobre la pared o el techo, la estética alcanza un grado más alto si lo comparamos con cualquier otro tipo de toldo. A nivel visual, se integrará sin problemas con el espacio exterior.
  • Versatilidad. Es un toldo sin sujeciones fijas, por tanto, hablamos de un modelo versátil capaz de regularlo como quieras. No importa si dispones de una terraza pequeña o grande, es la gran ventaja de este sistema.

¿Puedo instalar un toldo de brazo extensible en cualquier superficie?

Ya hemos nombrado unos cuantos espacios donde poder instalar un toldo de este tipo. 

Y, como venimos señalando desde el principio, su punto diferenciador frente al resto es la gran versatilidad que nos muestra para situarlo en casi cualquier localización. Aquí te dejamos unos cuantos ejemplos válidos para tu vivienda o negocio:

  • Para tu casa. Tanto para fachadas, patios, jardines, porches o terrazas ya sean grandes o pequeñas.
  • Para tu empresa. Para cubrir cualquier tipo de fachada. Sí, sobre grandes superficies exteriores también funcionan. No importa la actividad que desarrolles, ya tengas un bar, restaurante, hotel, comercio local, etc. Un beneficio que aprovecharéis tanto tus clientes como tú.

Conclusión sobre los toldos extensibles

En resumidas cuentas, instalar un toldo de brazo extensible es una opción que no debes descartar si dispones de una terraza de pequeñas o grandes dimensiones y quieres protegerte, sobre todo, de las épocas con altas temperaturas.

Es más, a efectos visuales, apenas notarás que está instalada en tu espacio siempre que no se esté utilizando, claro está. 

Y qué alivio no tener que instalar elementos fijos al adherirse de forma directa sobre el techo o la pared.

Si aún tienes dudas acerca de si optar o no por esta modalidad, ¡escríbenos en comentarios!

Estaremos encantados de responder a todas cuestiones y despejar todas esas dudas que te rondan por la cabeza.

 

Dejar un comentario

Contacta con nosotros

💬 ¿Necesitas ayuda?