Cómo ahorrar calefacción en invierno | Toldos y Lonas López

Cómo ahorrar calefacción en invierno y evitar que se escape el calor de tu hogar

Con la llegada del invierno, encender la calefacción se convierte en uno de nuestros mayores temores debido al incremento percibido en el gasto doméstico del hogar.

¿Sabías que a día de hoy el 47% del gasto energético procede de la calefacción? Así lo demuestran los últimos datos aportados por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

Es más, durante los meses más fríos de enero y febrero, la factura alcanza una media de 322 euros mensuales, según afirma Certicalia. Hablamos de cifras que ponen en tesitura a algunas familias que no pueden ni están dispuestas a pagar por estos precios.

Por tanto, la prioridad se mantiene en ahorrar calefacción en invierno. A veces no somos conscientes, pero estas cifras elevadas son consecuencia de las pérdidas energéticas que se producen por la falta de un buen aislamiento de la vivienda, dificultando mantener el calor en el interior mientras que se produce la entrada de corrientes de aire del exterior.

La clave reside en tomar medidas que eviten la entrada del frío en la vivienda para obtener un buen ahorro.

Hoy te contamos cómo ahorrar calefacción en invierno con una serie de consejos y evitar que se escape el calor de tu hogar cada dos por tres.

cómo ahorrar calefacción en invierno

5+1 consejos para ahorrar calefacción en invierno

Las bajas temperaturas nos conducen a hacer uso de la calefacción y nuestra máxima preocupación es mantener con calor nuestro hogar sin dejar nuestros bolsillos vacíos, además de obtener el máximo ahorro energético.

Durante el 2022 se han producido continuas subidas en el precio de los combustibles fósiles y la luz, causados por la crisis energética que vivimos en España y resto de países europeos.

Por cada grado que aumentamos a partir de una temperatura de 20ºC, el consumo energético aumenta en un 7%.

Es por esta sencilla razón que debemos preocuparnos menos por alcanzar la temperatura ideal con continuas subidas en el termostato y adoptar nuevos cambios en la vivienda que eviten la entrada del frío externo para ahorrar en calefacción.

De hecho, las nuevas construcciones para viviendas deben cumplir ciertos requisitos que garanticen la eficiencia energética.

No obstante, puedes empezar con estos consejos para evitar pérdidas de calor en los meses más fríos:

1. Aísla correctamente puertas y ventanas

Para evitar el frío, una de las primeras y mejores acciones que puedes realizar, es llevar a cabo un buen aislamiento térmico de la casa para conseguir un ambiente cálido sin hacer uso constante de la calefacción.

Es cierto que alcanzarás un ahorro energético superior, pero también estarás añadiendo tu granito de arena hacia un modelo sostenible respetuoso con el medioambiente.

Primero habrá que fijarse en la fabricación de las ventanas. Es fundamental adquirir componentes de calidad que permitan un sellado perfecto para evitar pérdidas de calor y entradas de corriente de aire frío.

Puede parecer una tontería, pero no invertir en unas buenas ventanas térmicas, genera una pérdida entre el 15% y 35% de calor. Si arreglamos este inconveniente, el consumo energético es capaz de experimentar una disminución de hasta 70%.

De todas maneras, si cuentas con cierres al uso puedes acudir a este sencillo consejo: coloca burletes adhesivos o instala una cinta adhesiva de sellado con espuma flexible impregnada.

Si tienes claro que vas a invertir en unas ventanas con mejor aislamiento, lo siguiente será averiguar los materiales más eficaces para mantener el calor en la vivienda. En este sentido, puedes optar por el PVC o el aluminio. Ambos elementos tienen una capacidad elevada para aislar la vivienda del frío y disfrutar del calor generado en el interior.

Y no olvides el acristalamiento, si es doble mucho mejor.

Por otra parte, tenemos el aislamiento de las puertas. ¿Te has fijado alguna vez en el hueco que está justo debajo? Esto es un pozo sin fondo que permite una continua pérdida de calor. Como solución a este problema, podemos usar el TLC. Un material aislante que impide la entrada de aire.

Otro componente que te ayudará a mantener el calor son las cortinas. Cuánto más gruesas son, menos dejará pasar el frío.

2. Si tienes una terraza, haz un buen cerramiento

Por las terrazas y balcones también entra el frío del exterior a través de las salidas que no estén bien selladas. Todo el calor generado se escapa poco a poco con el cambio brusco de temperatura.

Por este mismo motivo, los cerramientos de las terrazas son una buena opción para mantener nuestro hogar con la calidez deseada en invierno y el frescor en el verano cuando las temperaturas altas convierten nuestra vivienda en un horno.

¿Cómo se consigue? Mediante el chasis se minimizan los puentes térmicos, es decir, las fugas de calor que son esenciales para lograr la eficiencia energética en una vivienda.

Por lo tanto, añadiendo los componentes correctos, podremos disfrutar de nuestra terraza sin renunciar a ese espacio extra de la casa. Las condiciones climáticas ya no serán un problema, ya nieve o llueva.

>>Si quieres saber más sobre cerramientos para ahorrar energía y sacar el máximo provecho a la estancia, en esta página tienes toda la información.

3. No cubras los radiadores

Quizás hablemos de uno de los puntos clave a la hora de ahorrar en calefacción.

Es esencial no cubrir los radiadores con ningún tipo de elemento. Es decir, no lo escondas tras un mueble o pongas la ropa encima para sacarla.

Acciones de este tipo no ayudarán a minimizar el gasto energético en calefacción por una sencilla razón: el radiador necesitará más energía para calentar la casa.

¿Resultado? Una factura con importe elevado.

Nuestra recomendación es dejar espacio al radiador y que realice su función.

Para finalizar, no olvides purgar los radiadores de forma manual antes de que te acechen las bajas temperaturas.

Si notas alguna incidencia o hay algo que no funciona correctamente, te aconsejamos llamar a un técnico para averiguar dónde está el fallo. Por el contrario, si no solucionamos la avería, la factura podría ser más elevada de lo normal.

4. Emplea automatismos para toldos

Cuando en tu rutina diaria casi no pisas por casa, es mejor tener ciertos elementos de tu hogar automatizados.

Imagina volver del trabajo, entrar en casa y darte cuenta de que has aparecido en la Antártida y no en el interior de tu hogar.

Si quieres que la casa mantenga el calor y no se escape por cualquier resquicio, tienes la opción de emplear automatismo en las persianas, cortinas, estores y toldos. Todos estos procesos pueden automatizarse y controlarse desde cualquier ubicación.

De este modo, podrías ahorrar hasta un 10% en calefacción.

5. Programa el encendido y mantén la temperatura adecuada

Pasar pocas horas en casa y dejar la calefacción encendida aunque sea a baja temperatura, incrementa el coste de nuestra factura de la luz.

¿Cuál es la mejor solución al respecto? Programar el encendido una hora antes de llegar a casa. Así la estancia estará en la temperatura óptima que tú le indicaste.

Y otro dato importante a tener en cuenta: evita las temperaturas excesivas (25ºC o más). Cada grado que sumes, será un 7% más que deberás añadir al consumo energético.

Lo ideal es mantener el termostato en 20ºC o 21ºC durante el día. Por la noche, alrededor de los 17ºC será suficiente para dormir con toda comodidad. No será necesario dejar la calefacción encendida durante toda la noche, según confirman desde el IDAE.

6. Fabrica un humidificador casero

No podía haber método más sencillo que este.

Si no tienes o quieres evitar comprar un humidificador, puedes hacerlo con tus propias manos. Todo casero.

Para ello, coge un cuenco o jarrón que tengas por casa. Luego, añade agua caliente para fabricar tu propio humidificador casero.

Con esto conseguirás crear el mismo efecto que si tuvieras dicho aparato eléctrico, es decir, la humedad del aire atrapa el calor y mantiene la estancia cálida durante más tiempo.

Otros trucos para ahorrar en calefacción y reducir la factura de gas

Además de los anteriores consejos mencionados, tienes a tu alcance otras sencillas acciones que puedes realizar en tu rutina diaria con tan solo un pequeño cambio de hábitos. Estos son:

  • Aprovecha la luz natural. Luz, luz y más luz. Cuanto te levantes por la mañana aprovecha los rayos de sol. Abre cortinas, sube las piernas y disfruta la luz natural. También es el momento perfecto para ventilar la vivienda durante 10-15 minutos. Una vez anochezca, baja las piernas y cierra cortinas para retener el calor.
  • Cubre el suelo con alfombras. Este material ayuda al aislamiento térmico. Genera una sensación térmica agradable.
  • Cambia tu caldera por una de bajo consumo. ¿Cuántos años tiene tu caldera? Si tu caldera es demasiado vieja, quizás el sistema empleado no sea el más eficiente del mundo, como pueden ser las de cogeneración. Aunque el cambio de caldera es una inversión importante, percibirás una gran disminución del consumo y ahorro económico. En ciertas comunidades autónomas como Madrid, puedes beneficiarte de ayudas autonómicas. Infórmate antes de adquirir una nueva.
  • Revisa tu tarifa de gas. Revisa cuánto pagas cada año y compara con otras empresas para corroborar precios y confirmar si estás abonando más de la cuenta. Además, también existe la tarifa regulada por el Gobierno (la Tarifa de Último Recurso o TUR).
  • Si tienes calefacción eléctrica, instala temporizadores para programar el encendido en las horas más baratas según los tramos establecidos por la tarifa de discriminación horaria.
  • Utiliza el agua caliente en casos puntuales. Hay ciertas funciones del hogar que no necesitan de agua caliente como lavar la ropa o cepillarse los dientes. El simple hecho de abrir el agua caliente consume energía. Todo ese tiempo que transcurre hasta que percibimos el calor, es gasto energético.

Cómo ahorrar calefacción en invierno instalando un cerramiento para tu terraza

Ahorrar calefacción en invierno es una de nuestras mayores preocupaciones. La factura eléctrica se dispara con importes desorbitados a los que nos cuesta hacer frente o no estamos dispuestos a pagar.

Con los consejos mencionados, obtendrás un ahorro económico y energético que conseguirá reducir la factura de la luz de manera significativa mes a mes. Además, la crisis energética actual ha disparado el coste de los combustibles y tenemos alternativas al respecto para que nuestros bolsillos no sufran en exceso.

Es el caso de los cerramientos de terrazas. Permiten proteger el espacio de las condiciones climáticas en verano, pero también en invierno, fomentando un mayor ahorro en calefacción y disfrutando de uno de tus rincones favoritos.

¡Olvida renunciar a ello!

>> Cuéntanos cuáles son tus prioridades en este formulario para ofrecerte una instalación a medida que te permita disfrutar de tu terraza los 365 días del año.

Preguntas frecuentes sobre el ahorro en calefacción

¿Cuántos grados hay que poner la calefacción en invierno?

La temperatura ideal de un hogar debe oscilar entre los 19ºC y los 21ºC. Por la noche, se recomienda bajar la temperatura hasta alcanzar los 15-17ºC. Puedes también apagar la calefacción para aumentar el ahorro.

Ten en cuenta que cada grado que añadas supone alrededor de un 7% más en el consumo energético.

¿Qué podemos hacer para que la calefacción gaste menos?

Tienes multitud de opciones a tu disposición. Aquí te mostramos algunas:

  1. Aislar correctamente tu vivienda con ventanas y persianas
  2. Hacer un buen cerramiento de tu terraza
  3. No cubrir los radiadores con muebles o ropa
  4. Programar el encendido de la calefacción
  5. Cubrir el suelo con alfombras

Posts Relacionados

Contacta con nosotros

💬 ¿Necesitas ayuda?